Grafología - Test de personalidad

martes, octubre 17, 2006

Elección del tema:
La grafología como técnica para identificar la personalidad.



Pregunta de investigación:
Un estudio grafológico se correlaciona con un test de personalidad.


Planteamiento del problema:
La grafología dentro de las ciencias forenses es utilizada como una herramienta denominada grafología forense, es una de las técnicas utilizadas para identificar la personalidad, es considerada como parte de las pruebas proyectivas; al considerar que es una prueba proyectiva surge la idea de correlacionar los resultados con un test de personalidad para identificar la confiabilidad de la prueba, sin embargo, esta investigación ha sido realizada por diversos investigadores tanto de la grafología como de la psicología, por ello bajo la misma línea de investigación surge el determinar el perfil de personalidad de los elementos de seguridad dentro de una institución de seguridad y si este es el adecuado para realizar las funciones designadas.


En la actualidad las instituciones de seguridad se ha enfrentado a diversas problemáticas entre ellas: el desinterés de la sociedad por desempeñar esta actividad profesional, el abandono de estas actividades, el considerarlo como actividad de empleo rápido mientras se encuentra otro donde se le pagué mas, o simplemente el mal desempeño de sus elementos de seguridad, considerando uno de los factores causantes podría ser el perfil de personalidad el cual debe cubrir con criterios específicos para desempeñar las diversas actividades, sin embargo, el reclutamiento que se llevada acabo en este caso en las empresas privadas, no ha sido el adecuado ya que solo ha sido dirigido a cubrir la vacante, eligiendo solo un perfil de personalidad tal vez no el mas adecuado para efectuar sus actividades; por ello, se pretende analizar si el perfil de personalidad de los elementos de seguridad privada es un factor causante para el buen funcionamiento de sus actividades, a través de la correlación de las calificaciones entre el test de personalidad FP16 y la calificación del estudio grafológico de Gilbert y Chardon.



Objetivo:
Determinar si el perfil de personalidad de los elementos de seguridad corresponden con el establecido a través de la confiabilidad de una prueba grafológica de Gilbert y Chardon a través de la correlación con un test de personalidad (FP16),




Historia de la Grafología
Si bien las referencias mayormente aceptadas sobre el origen de la Grafología moderna se sitúan en Bolonia, alrededor del año 1622, donde Camilo Baldo comenzó su investigación, es sabido que ya en el año 6.000 a. C. en Mesopotamia, Babilonia y Persia los hombres utilizaban la escritura como medio de comunicación y, por lo tanto, ya era objeto de algún tipo de análisis.
Para los egipcios, por su parte, la escritura era considerada sagrada. Los jeroglíficos son una de las manifestaciones más antiguas de la escritura. Su dibujo era y es considerado un arte, requiriéndose además un gran conocimiento y preparación.China y Japón, en el año 1.000 a.C. practicaban cierta forma de estudio grafológico, basando el análisis en el espesor, rigidez y flexibilidad de algunas líneas.Demetrio y Aristóteles anticiparon que la escritura revelaba rasgos del carácter y la personalidad.
En la Edad Media algunos monjes ya utilizaban el análisis grafológico.Finalmente, en 1871, Hippolyte Michón publicó su "Systhema de Graphologie" (Sistema de Grafología), estableciendo entonces la Grafología como una ciencia. Por esto se lo conoce como el "padre de la Grafología"


Reconocida como ciencia desde 1871, la Grafología se ocupa del estudio e interpretación de los grafismos: todo símbolo que sea dibujado o trazado a mano. El grafismo más comúnmente utilizado en el estudio grafológico es la letra, aunque también se analizan la firma y la rúbrica, los dibujos y los garabatos. A través de su análisis, la escritura revela la personalidad de su autor, el carácter, las emociones y otros diversos factores de distinta relevancia.


La Grafopsicología

La Grafopsicología consiste en el estudio y aplicación del conjunto de técnicas grafológicas avanzadas orientadas a una interpretación científica de la personalidad a través de la escritura manuscrita y de manera auxiliar por el garabato y el dibujo. Al igual que la Psiquiatría y las Psicologías dualistas atiende a la representación gráfico-motriz (escritura) de la actividad mental como indicador de estados psicológicos, contrariamente a las Psicologías materialistas que rechazan la noción de mente.


La grafología es una disciplina independiente como cualquier otra, pero debe mantener una interacción interdisciplinar co­mo todas las ciencias; si no dejaría de ser. De ahí que, siendo la grafología una ciencia contigua a la psicología, debe mantener con ésta una relación interdisciplinar. La grafología colabora con otras ciencias, pero no es alter­nativa a ninguna de ellas (Cristofanelli). Una prueba de ello es la necesidad por parte de la Grafología de una definición de la personalidad proporciona­da por la psicología, la cual da la impresión de unidad interna en sus posicio­nes teóricas y metodológicas y, sin embargo, presenta docenas de teorías so­bre la personalidad.

Una teoría de la personalidad que encuadra bien con las necesidades de la grafología es la de un hombre tan universalista como Allport, quien define así la personalidad: "La personalidad es la organización dinámica de los aspectos cognitivos, afectivos, conativos, fisiológicos y morfológicos del individuo en un sistema de instancias articuladas jerárquicamente". Conside­ra que "cada individuo es una ley en sí mismo, por lo que resulta difícil esta­blecer leyes generales para aplicarlas a cada caso en particular".
La personalidad se puede manifes­tar de muchas formas y maneras, debido a la extensa gama de comporta­mientos, lo cual legitima, pues, el fenómeno grafoescritural como una técni­ca más de las utilizadas para conocer la personalidad.


La grafología no es un test más ni tampoco un test proyectivo, por­que en la escritura no se enfrenta al sujeto con una situación o material al que responderá según el estímulo que provoca determinadas respuestas por percibir en los hechos externos sus estados afectivos y una estructura que procede de su interpretación personal. Con todo, hay que convenir que los tests proyectivos poseen una concepción integral de la personalidad, valoran cualitativamente al individuo y sus métodos de interpretación suelen ser psi­coanalíticos, lo cual, desde el punto de vista del método se parece mucho a la forma de proceder del grafólogo. Sorprende, no obstante, la importancia que los psicólogos otorgan a los tests proyectivos gráficos en detrimento de la producción grafoescritural.


La definición dada por Peña Baztan sobre los Tests, “instrumentos cuyo idéntico contenido, aplicado mediante un sistema normalizado, permite apreciar las diferencias que en su resolución producen cuantitativa y cualitativamente, los diversos sujetos a los que se aplica, resultados que permiten la comparación entre sí, mediante la aplicación de la estadística matemática”, engloba los diversos constructos existentes, por un lado los tests psicométricos / psicotécnicos, también denominados analíticos (Barea y Villegas, 2002) restringidos a la medición (cuantitativos) de unas determinadas aptitudes psicológicas (valoración sectorial); y por otra parte los tests proyectivos o sincréticos (2002) que atienden (cualitativos) al conjunto de la personalidad (valoración global).


La grafología, según Murphy, es el más antiguo de los tests, si bien no se trata de una prueba estandardizada ni estandardizable, pues el test con­vencional exige unas condiciones de aplicación idénticas para todos los indi­viduos a comparar. La grafología no suple los tests ni viceversa, ya que la complejidad de la personalidad exige la utilización de todas las técnicas disponibles para su mejor conocimiento.

Como dice Pierre Pichot (1959), todos los creadores de técnicas proyectivas han bebido en las fuentes de las obras de grafología, que entran, dice, dentro del "pensamiento pseudocientífico"... De ahí surge el error de que la grafología puede tratarse de un test proyectivo. Debemos insistir en que no es así por las siguientes razones:

1. El sujeto que escribe no da respuestas a estímulos recibidos del exterior.
2. Los estímulos que originan las pruebas proyectivas son ambiguos (Shneidwan).
3. Las pruebas proyectivas penetran estructuras tan profundas que difícilmente se puede interpretar a través de ellas el comportamiento diario y concreto, como sucede con la grafología.
4. Al sujeto que escribe no se le presentan situaciones estandardiza­das para que proyecte sus reacciones.
5. Las respuestas de los tests proyectivos son variadas, sin distin­guir entre buenas o malas respuestas. La escritura retiene siempre unas constantes peculiares.
La grafología, como cualquier otra ciencia, se basa en la plau­sibilidad del nexo causal, pero uno de sus métodos más nucleares es el que se asimila al método clínico, pues la grafología es una técnica diagnóstica en cuanto a su aplicación práctica se refiere. Philip E. Vernon (en unión con Allport) decía que "como sea que todos los métodos de diagnóstico (tests objetivos, proyectivos, etc.) no han logrado proporcionar un resultado tan práctico o más riguroso que los métodos elementales que solemos utilizar para entender a las personas en la vida cotidiana, es por lo que se hace im­prescindible que todos los medios de expresión sean usados (dibujos, garaba­tos, escritura, etc.). La escritura -dice- es uno de los medios de expresión más importantes, porque provee un material genuino, sin error de origen y sin construcción artificial previa, por lo que tiene que ser objeto de un estudio lo más racional posible en tanto que técnica de observación expresi­vo-motora y aperceptivo-dinámica".


Las validaciones entre interpretación grafológica y las variables de la personalidad dependen tanto de la precisión de la definición psicológica como de la objetividad de los criterios de interpretación a adoptar. En cual­quier caso, si los resultados fracasan, ello se debe al mal planteamiento del experimento, o a al incompetencia del grafólogo en su propia misión y en su desconocimiento de la técnica psicológica a utilizar. El fracaso puede ser doble: el de los "jueces" y el de los grafólogos, pero nunca puede atribuirse a la psicología o a la grafología en sí mismas.



MÉTODO

Población: 100 elementos de seguridad de una institución privada

Procedimiento:

Fase 1. Aplicación de estudios. Se comenzara con la aplicación del estudio grafoscopico de Gilbert y Chardon para controlar la variable de manipulación de prueba ya que desconocerán la utilización de la misma. Con un descanso de diez minutos se realizara la aplicación del test de personalidad FP16.

Fase 2. Compilación y procesamiento de datos de las pruebas.







REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS.

Puente, B. M (S/F) La grafo psicología y los test psicológicos. Disponible en red: http://grafologiauniversitaria.com/articulos_docum.htm

Tutusaus, J. (1987) Ciencia, Psicología y Grafología.
(1987 b) La validación estadística de la grafología.
(1994) El papel de la grafología entre las ciencias.
Disponible en red: http://grafologiauniversitaria.com/articulos_docum.htm